Arboles caídos en Madrid

blog

Cientos de árboles han volcado y muchos pies y ramas se han tronchado han caído en este invierno 2017-2018 en Madrid capital.

Arbol caído en el Parque del Oeste de Madrid

Los fuertes vientos han derribado a algunos de los ejemplares en mayor riesgo e innumerables ramas de muchos más ejemplares. Entre las especies abundan pinos piñoneros, robinia pseudoacacia y aligustres.

Fui testigo de una caída de una Sophona japonica durante una representación teatral en el Parque del Oeste, cerca del templo de Debod el 24 de marzo. Las ramas del ejemplar abatido se pueden ver entre la gente concentrada en la foto.

Un herido por el tronchado de un árbol en el templo de Debod a causa de los fuertes vientos.

La caída del árbol fue precedida por el ruido del tronchamiento del tronco pero todo sucede tan súbitamente que verdaderamente no es posible escapar de la trayectoria de la copa y las ramas.

El 24 de marzo un niño falleció por la caída de un pino en el parque del Retiro.

¿Por qué «se caen» los árboles en Madrid?

Al hilo de la alarma social que produjo, una responsable del Ayuntamiento, Inés Sabanés, aventuraba dos días después:

[…] los arbolados urbanos cada vez tienen un mayor nivel de tensión, de riesgo y de sufrimiento debido a las condiciones cada vez más adversas de contaminación y de intensidad de uso en las ciudades.

Fuente: Audio Inés Sabanés acerca del arbolado en Madrid publicado en diario.madrid.es.

Es patente que esta Señora no maneja ninguna evidencia de que la contaminación esté relacionada con los accidentes.

El Ayuntamiento afirmó en el 2016:

En los últimos años se han venido acumulado una serie de factores que inciden directa y negativamente en la vegetación de las zonas verdes y en el arbolado urbano de Madrid:

  • Cuestiones climatológicas asociadas al cambio climático.
  • Episodios de alta contaminación y de elevados niveles de ozono en verano.
  • Plantaciones coetáneas y masivas de especies arbóreas que alcanzan la vejez al mismo tiempo (monoespecificidad y decrepitud) […]
  • Variaciones históricas en los criterios de poda.

Ligar los 2 primeros factores al derribo de árboles no está respaldado por evidencia de ningún tipo. En ese sentido, la frivolidad con la que habla esta política recuerda a otra responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid en 1989, Esperanza Aguirre, cuya ignorancia de los asuntos de los que era responsable producía asombro entre sus interlocutores.

El tercer factor requiere de mayor precisión: las especies populares en Madrid como las Robinia pseudoacacia y Platanus x hibrida son de muy baja calidad estructural.

El cuarto factor es determinante: en Madrid durante décadas las talas se llevan a cabo fuera de estación, a destajo, sin ningún criterio técnico y que dejan cicatrices enormes en los árboles

Y falta un quinto factor: en el imaginario popular, la ciudad debe tener árboles grandes, que den sombra y que luzcan frondosos.

En el 2006 la baronesa Thyssen, Carmen Cervera, amenazó con llevarse su colección del Thyssen-Bornemisza a Suiza si se talaban los árboles del Paseo del Prado. Poco tardó Esperanza Aguirre, entonces nada menos que Presidente de la Comunidad de Madrid, en declarar: «esas arboledas que han tardado más de 100 años en hacerse como están hoy no vamos a evitarlas para las generaciones futuras«. Un ejemplo de cómo los periodistas simples consiguen multiplicar el impacto de personajes que no desentonarían en sainetes y zarzuelas.

Más interesante es lo que declara otra responsable, Beatriz García San Gabino:

No se puede saber, evaluar ni preveer este tipo de caídas porque el árbol no da absolutamente ninguna señal.

Fuente: Audio Beatriz García acerca del arbolado en Madrid publicado en diario.madrid.es.

Si esto es así, tenemos varios problemas:

– El Ayuntamiento ignora o no es honesto con las causas reales de los accidentes: vientos fuertes y una histórica pésima gestión del arbolado.

– El Ayuntamiento no puede garantizar la seguridad de los ciudadanos puesto que no es posible determinar individualmente el riesgo de cada ejemplar.

En el 2016 se gastaron 16 millones de euros  para inspeccionar 144.000 árboles, talar 13.000 y podar 18.000 ejemplares. Es preciso poner en contexto estas cifras enumeradas por los responsables: el presupuesto para la gestión del arbolado ha sido recortado un 40% desde el 2009 y hay unos dos millones de árboles en Madrid. Fuente: Auditoría extraordinaria del arbolado de Madrid

La nefasta gestión del arbolado durante décadas

En su día comentamos que la nefasta gestión del arbolado durante décadas es la causa última de estos incidentes (tala de los árboles del Paseo del Pintor Rosales).

Felizmente, ningún árbol se tronchó ni volcó estos meses tras la mencionada tala. Esto es un indicio de que cuando se invierte en la gestión del arbolado para minimizar riesgos, no hay accidentes.

Según el Ayuntamiento el seguimiento individualizado de los árboles con inspecciones y tratamientos (podas de limpieza, mantenimiento, de reducción, de reequilibrado, pruebas de tracción, etc) son suficientes.

El pino piñonero de la imagen volcó el 18 de marzo sobre una vía popular para ciclistas cerca del Cerro Garabitas en la Casa de Campo.

Pino volcado sobre vía peatonal muy transitada en la Casa de Campo

Una fila de pinos inclinados sobre la carretera tienen un riesgo similar de accidente.

Rama de pino quebrada en la Casa de Campo
Rama de pino tronchada en la Casa de Campo de Madrid

Corta de árboles

Campaña de poda y tala de arbolado en la carretera principal Club de Campo de Madrid. Fuente: Club de Campo de Madrid
Tala de ejemplares de Platanus x hybrida con riesgo de caída Fuente: Club de Campo de Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.