Íñigo López de Mendoza es el verdadero Don Quijote de la Mancha

blog

Íñigo López de Mendoza (1398 – 1458) fue el Señor de un mayorazgo que se extendía por lo que hoy es parte de Cantabria, Alava, Guadalajara y el Oeste y Norte de Madrid.

El retrato del Marqués en pose piadosa y temerosa de Dios. El cuadro está expuesto en el castillo de Manzanares. El castillo es aún propiedad del ducado del Infantado y conservado a cargo del erario público de la Comunidad de Madrid.
Mayorazgo del I Marqués de Santillana

El cabeza de la casa de los Mendoza fue un militar, político y poeta. Iñigo López es quizás uno de los últimos personajes quintaesencialmente medievales de la Historia. Si la caída de Granada y el descubrimiento de América en 1492 marcaron el fin de la Edad Media, las campañas militares y las ambiciones señoriales del marqués parece extraído de la Alta Edad Media de cualquier reino europeo.

Cruel destino histórico

Su primer biógrafo, Pulgar, escribió del Señor de Mendoza:

Tenía grand copia de libros, dávase al estudio, especialmente de la filosofía moral, e de cosas peregrinas e antiguas.

[…]

Tenía grand fama e claro renombre en muchos reinos fuera de España, pero reputava mucho más la estimación entre los sabios que la fama entre los muchos.?

Fernando del Pulgar

No fue el archienemigo Alvaro de Luna quien arruinó para siempre la reputación de Iñigo López. Fue el ideal de caballero devoto y poeta que encarnó el Marqués de Santillana el que inspiraría a Miguel de Cervantes (1547 – 1616) para crear al Quijote de la Mancha.

López y Cevantes no fueron contemporáneos porque el primero falleció cuando el segundo contaba con un año de edad. Podría decirse que a Miguel de Cervantes la reputación del Marqués le sería referida por sus mayores.

¿No es una ironía que alguien que tanto se afanó por construirse una reputación de sabio poeta y guerrero acabara siendo burla de alguien contra quien no pudo intrigar, ni oponerse militarmente por no haber llegado a conocer, Cervantes?

Serranillas

Admiro y celebro la obra de Cervantes. Del Marqués lo ignoro todo excepto sus serranillas, como ésta:

De Lozoya a Navafría
açerca de un colmenar
topé serrana que amar
todo hombre cobdiçia havría.
A la qual desque llegué,
pregunté si era casada.
Respondió: "No, en buena fe,
nin tanpoco desposada;
que aun hoy en este día
mi padre lo va fablar
aquí çerca a un lugar
con fixo de Iohan García".

¿Por qué los poetas medievales con pensamientos calenturiento componían semejantes textos picantes? Cuando leo sus poemas calenturientos, no puedo evitar en otro compuesto al menos dos milenios antes, el Cantar de los Cantares del Antiguo Testamento; si de subir el tono se trata, el Cantar es mucho más explícito y celebratorio del sexo que esos encuentros entre caballero y serranas.

En las serranillas «[…] los pecadores de la carne, […] la razón someten al instinto» parafraseando a Dante Alighieri, a quien al parecer Iñigo López admiraba.

Escritos morales y políticos

Cualquier columnista de opinión o tertuliano español y muy español suscribiría sin vacilar la Lamentaçión de Spaña del Marqués:

¿y no ves los altos pendones que se aparejan para estar sobre los muros de las tus ciudades y no ves las péñolas de las tus alas en saetas enarboladas venir contra ti para te herir?; ¿y no ves tus gentes contra tus gentes, y tus pueblos contra tus pueblos, yl os hermanos contra los hermanos, y los padres contra los hijos, y toda discordia y mal cercanos de ti, y huir de ti toda paz, amor y verdad y seguranza?

y como que veo acerca el mi oimiento los clamores y aullidos de las tus tristes y robadas gentes; y cómo que veo algunas de las tus sagradas iglesias establos de los infieles y el maldito nombre de Mahoma ensalzado, y la señal de Cristo en caimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.