Mi jardín inglés al final del verano

Mi jardín inglés es urbano. Tiene muchas décadas de edad, a juzgar por el tamaño y el porte del camelio de su lado oeste. La existencia de plantas foráneas de grandes y vistosas flores denota un estilo inglés suburbano pasado de moda.

Sólo lo mantengo mediante aclareos ocasionales de ramas de árboles y de una potente hiedra que cubre la valla del lado este. De esta manera consigo que llegue la luz del sol durante el máximo tiempo posible al día. Afortunamente, la exposición es sur y las casas vecinas están lo suficientemente alejadas. Además, un temporal tiró un saúco (Sambucus nigra) enorme de un vecino que ocultaba el sol por la tarde. Me interesan sobretodo la gran cantidad de insectos y caracoles que alberga mi jardín gracias a las plantas colonizadoras que dejo a su aire.

Tras este verano excepcionalmente lluvioso, las mayoría de las plantas espontáneas han mantenido sus flores hasta hace unos pocos días:

Pentaglottis sempervirens (L.) Tausch ex L. Bailey, antiguamente conocida como Anchusa sempervirens. La colonizadora más pujante del jardín, ayudada por su gruesas raíces que la permiten ser perenne.

Lonicera periclymenum L. Una trepadora.

Lonicera periclemenum

Hesperis matronalis L., que prospera en el suelo más húmedo del jardín.

Hesperis matronalis

Oxalis spp y Campanula spp prosperan en las grietas, así como Pseudofumaria lutea y la foránea Conyza canadiensis:

conyza canadiensis

Otras flores plantadas: Hemerocallis fulva, Fucsia e Iris germanica.

2 thoughts on “Mi jardín inglés al final del verano”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *