Mirones, bocazas y manazas

blog

Estas fotos son de modelos exhibidos en el Museo de Historia Natural de Londres. Representan a escala sobre cada parte del cuerpo, el área del córtex cerebral que se ocupa de ella, en proporción a su extensión.

Son hombrecillos u homuncula, en singular homunculus: homunculus motriz y homunculus sensorial.

Primary motor cortex

Primary motor cortex
20080831_cortex-man-sensor
Sensory cortex man

Los humanos tenemos unas cabezas tan grandes porque necesitamos alojar funciones sofisticadas relacionadas con el lenguaje y la inteligencia. Alojar un enorme córtex en nuestro cráneo es, en términos evolutivos, el precio más alto que tuvo que pagar el hombre.

Las manos aparecen enormes en las fotos, tanto en recursos sensoriales como motores, respecto a todas las demás partes de nuestro cuerpo. Esto demuestra la vital importancia que tienen las manos como instrumento tanto de precisión como de fuerza. En esto debemos ser parecidos a otros simios y otros animales como mapaches y lemures.

Después de las manos, es la boca la parte del cuerpo más importante o al menos los labios y la lengua. Me pregunto si la garganta es importante en cuanto en cuanto área de córtex. La modulación de la voz es muy compleja y se necesitan, además de las cuerdas vocales, la lengua, la mandíbula y los labios.

Y tras las manos y la boca, son los ojos los órganos que más proporción de córtex requieren a pesar de su reducido tamaño.

Piernas y brazos son representados como meras palancas para las que no es necesario dedicar el precioso córtex. Y ¿el pene? Muy pequeño, incluso en área sensorial. ¿Por algo tan diminuto tanto lío?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.